¿Cuánto dura una toma de lactancia?

¿Cuánto tiempo en una mama?

Consejos para evitar las grietas de pezón

Mamar se asocia a menudo con un “menú de 3 platos”: Al principio el niño ingiere el agua, para saciar la sed, la leche baja en calorías – el aperitivo.

Después sube la leche rica y el bebé se alimenta con un alto contenido en grasas y en calorías – el plato principal.

Puede que sobretodo al principio cueste que llegue la leche rica en nutrientes, por ello debes dejar al bebé el suficiente tiempo en el pecho.

Luego puede tomar el postre del segundo pecho, de nuevo una leche más aguada y sin tantos nutrientes. En general, una toma puede durar una hora.

Por lo tanto, es importante que tengas tiempo suficiente y ninguna presión encima.

Si se duerme insístele un poco pero si deja de mamar es que no necesita más, tampoco debes sobrealimentarlo.

¿Jugar o mamar?

Una vez que tu hijo deja de mamar, puede que siga chupando, como si el pezón fuera un chupete. Aunque esto no es perjudicial, si no incluso beneficioso para ambos, puede que por otro lado esto suavice demasiado la piel y te produzca dolor en los pezones.

Si notas que su pequeña laringe no traga más, lo mejor es comprobarlo de la siguiente manera: pon dos dedos por encima de la areola de la mama y presiona suavemente. Si sientes de nuevo un leve movimiento rítmico es que el bebé sigue mamando.

Si se queda dormido puedes separarle lentamente de tu pecho deslizando suavemente los dedos entre el pecho y su carita…

Si el bebé se duerme a menudo antes de terminar la toma y luego tiene siempre hambre puedes seguir algunos consejos de matronas que proponen una posición en la que el bebé no esté tan cómodo.

¿Por qué a los bebés les gusta chupar?

Pronto te darás cuenta de que tu bebé va a chupar el pecho aunque no tenga hambre. Esto se debe a su reflejo de succión, que es muy fuerte y no lo usa solo para alimentarse. Esta succión la aprendió en el útero.

Si el bebé succiona, ya sea en el pecho, el chupete o incluso un dedo se trata no sólo de que pueda tener hambre, si no también por costumbre o comodidad. Es por ello que amamantar no solo alimenta si no que también relaja y tranquiliza.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta